Huellas

El arte es una vocación, tanto como cualquier otra cosa en este mundo. Para el verdadero artista, es la cosa más natural del mundo, no tan necesaria como el aire el agua, tal vez, pero sí como el alimento. Pero en realidad llevamos una vida casi monástica; para seguirla es necesario, a menudo, renunciar a algo.
K.A. Porter

No siempre las renuncias son malas. Por ejemplo, he renunciado a ver televisión (con lo que he ganado más horas para las actividades creativas y de lectura). Del mundo me entero por la red, salgo a ver Blade Runner y casi siempre estoy fabulando historias. Es que la vida es muy corta, y tengo aún tantas cosas por decir.

Una página de escritor para reunir lo disperso en la red y escribir algunas cosas para compartir. Es cosa práctica, nada que ver con la vanidad. Las letras se abren paso solas, tarde o temprano, si están bien dichas y son sinceras, no necesitan grandes esfuerzos de publicidad. Resistencia idealista a la comercialización del arte, romanticismo a más no poder.

Claro que son tiempos de movernos entre el horror, en medio de la oscuridad, con el miedo a un hombro de distancia, esperando que la muerte no se inmiscuya demasiado pronto con lo que amamos. Vamos aluzando con la frágil vela la porción de universo que nos ha tocado explorar con nuestra burbuja de luz. Deber del escritor es compartir los mundos posibles que atinamos a descubrir, no quedarse en el mutismo, y decir bien.

Son huellas en la oscuridad. Alguien, quizás, las encuentre con su luz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s