Escritos de las cinco de la mañana Leyendo los diarios de Emilio Renzi (Ricardo Piglia). Escribirse uno mismo.

Escritos de las cinco de la mañana

129. Leyendo los diarios de Emilio Renzi (Ricardo Piglia). Escribirse uno mismo.

 

Diario Emilio Renzi-1-Epígrafe
(Epígrafe de Los diarios de Emilio Renzi I, Años de formación)
Escribía muy bien en esa época, dicho sea de paso, mucho mejor que ahora. Tenía una convicción absoluta y el estilo no es otra cosa que la convicción absoluta de tener un estilo.
Emilio Renzi, Los diarios de Emilio Renzi I, Años de formación

***

Segundo nombre propio y segundo apellido de Ricardo Piglia: Emilio Renzi, su alter ego que escribe los diarios en ejercicio memorístico donde rescata los cuadernos que comenzó en 1957 y continuó hasta 2015 (58 años escribiendo sus diarios).

Comenzada la lectura del primer tomo, Años de formación, no se puede dejar de admirar una de las posibilidades de la actividad creativa en la literatura, una forma de vivir, a final de cuentas, como dice Renzi. Diálogo entre “el autor” y su alter ego a través de la ficcionalización (o realización, según se vea) de Piglia y de Renzi, que desemboca en un texto que se puede leer como novela, como diario, como autobiografía y como el género que invoque el autor. Es una primera impresión de lectura, veremos qué sorpresas hay a lo largo de los tres tomos que dan ganas de leer de corrido, y luego releer.

20180204_120558

***

En mi memoria quedará asociado el hecho de haber comenzado a leer Los diarios de Emilio Renzi en mi cumpleaños de medio siglo. Detalles así son una de las formas en que se registran los recuerdos, pero hay formas más misteriosas a las cuales hay que buscarles explicación, alguna, aunque sea imaginaria. He aquí otra forma de fabular.

***

Fuéramos más creativos si no desperdiciáramos tanto tiempo en clasificar, etiquetar, parcelar la memoria y la imaginación. Si no se puede vencer este impulso, por lo menos que provenga de uno mismo y no de exigencias externas que tengan que ver con la noción de la literatura como mercancía. ¡Vaya, esto no suena muy comercial! ¿Y qué? Escribir novelas que sean poemas; ensayos que memorias; cuentos canciones, y así, hasta percatarse de que lo que se escribe es uno mismo, y a eso ¿cómo le vamos a llamar?

***

6-febrero-2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s