Irlanda

Alba para liquidar mis noches, vamos tú y yo, mujer de los duraznos, dándole palmaditas a la Muerte desconsolada, porque de tanto amarnos contra los designios de la señora de los huesos, la tenemos podrida leyéndole los poemas inscritos en las caracolas.

Es cierto que ya no soy niño, pero lo intento y juego, y me busco para darme a ti como miel sobre pan blanco, como Ulises a Penélope en cada singladura citadina, sobreviviendo a la melopeya, rechazando a la Muerte con palabras y recuerdos, con utopías de corto plazo.

Irlanda

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s