La caverna

Fragmento CCXI

La caverna

Marti Lelis

A la medianoche, su smartphone se quedó sin batería. Desconectó la computadora portátil, guardó la Rémington y contempló el papel y la pluma, el frasquito de tinta. Después apagó la lámpara de neón y el quinqué. Sopló a la vela y sacó el pabilo de la vasija de aceite. En la entrada, quedó encendida la fogata.

       Por la mañana: romper tablillas de pizarra, olvidar la punta de sílex, meter los dedos en las pastas de color  y dibujar bisontes, antílopes atravesados por jabalinas, estampar triunfante en la roca la huella rojiza de su mano.

       De noche otra vez: la tormenta, rodeado por la oscuridad, aterrado por rayos y truenos, sentir el impulso de pintar luces, de contar ruidos, describir las fieras que podrían entrar a su refugio, temblar de frío; pero sobre todo sentir el hambre, un hambre por la que haría más, lo que fuera.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s