La gotera

Una gota. Cae una gota en la sala. Llueve. Oigo que cae en la cubeta cada vez más llena, en la sala. Tengo un último cigarro, y uno, quizás dos cerillos en el buró. Los de la compañía cortaron la luz y ya está oscureciendo. Sigo tumbado en la cama, oyendo caer las gotas. He prendido el cigarro; el último cigarro que se va consumiendo mientras cae la noche. En cada chupada veo mi mano bajo el fulgor naranja de la brasa. Ya deben ser las ocho. Seguro ya son las ocho, pues llaman a la puerta; cada vez más fuerte golpean, resoplan, insultan. La espera ha terminado. No me muevo. Es mi último cigarro. Vienen por los muebles. Eso. Seguro que vienen por los muebles.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s