Noche de bodas

Galatea lloraba entre las sábanas; intrigado, Pigmalión le preguntó el motivo.

—No es nada, querido—respondió ruborizada—. Es sólo que no me explico por qué tengo los pies helados.

La miró con ternura, se arrodilló frente a la cama y, tomando sus pies entre las manos, le dijo:

—Te voy a contar una historia. Había una vez un hombre enamorado…

***

Marti Lelis / Tomado del libro A propósito de San Juan y otras miniaturas, Premio Estatal de Cuento “Beatriz Espejo” 2015, Tlaxcala.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s