De la experiencia estética

papiroNada hay más precioso que los mechones del papiro animados por el viento, la danza de los tallos de las bailarinas verdes. Quizás no la flor sino el capullo de la biznaga que remeda con gracia el carapacho de un armadillo pequeñito que duerme protegido por los pinchos de la planta que lo acuna. La emoción de la experiencia estética debe consistir, entonces, en contemplar lo externo mirando para dentro y tener la sensación de que un secreto mayúsculo se revela ante tus ojos pero no lo quieres mancillar poniéndolo en palabras, porque te basta señalarlo para el distraído prójimo o para el otro que llevas dentro. Un día el ser humano aprenderá el alfabeto de las cosas; podrá leer historias y poemas en el brillo de las rocas o las estrellas; en la trama leve de las nervaduras de una hoja que crece o en la traza invisible que dibuja en el aire rumbo al suelo de los parques.

***

Marti Lelis / para el Libro inacabable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s