Descuartizados

Descuartizados

Marti Lelis

Había abusado de ella. Ahora la tenía inmóvil sobre la mesa. Tomó el cuchillo y comenzó la tarea de amputar las manos, los brazos. Tuvo dificultades con las piernas. Dejó la cabeza al último. En cualquier momento podrían descubrirlo y eso le arrancaba una sonrisa nerviosa. La tomó de los cabellos y comenzó a cortar la cabeza. Al final, contempló el cuerpo desmembrado. Jamás la encontrarían. Arrojó las partes a la bolsa que tenía preparada bajo la ventana.

    Sintió hambre. Fue al comedor, aún con el cuchillo en la mano. Ahí se topó con su hermana, quien le preguntó desconsolada: “¿Tomaste otra vez mi Barbie? Te voy a acusar con mamá cuando llegue del trabajo”. “Acúsame. No tienes pruebas” respondió socarrón al tiempo que hundía el cuchillo en el frasco. En la otra mano tenía lista la rebanada de pan blanco; comenzó a untar voluptuosamente la mermelada de fresa mientras la niña lloraba.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Un comentario sobre “Descuartizados

Responder a Rubén Garcia García - Sendero Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s