Nubes para las tumbas

Fragmento CLXXVI

Nubes para las tumbas

(Homenaje a Alejo Carpentier)

Marti Lelis

Con manos artríticas deposita las flores en el ataúd y se aleja por el sendero; olvida el bastón, ya innecesario, junto a la fosa que están cavando. Sus pasos, cada vez más vivos, lo dirigen a casa. Se siente menos cansado. El pensamiento, sin embargo, vaga entre los besos repartidos. Un globo azul, nuevamente inflado, baja de las nubes para estar feliz entre sus dedos. Ve pasar el cortejo fúnebre.

       Los zapatos, ya demasiado grandes, quedan atrás poco antes de abandonar el traje negro, inmenso y absurdo para el niño que ahora atraviesa el umbral y cubre a gatas, balbuceante y torpe, el último tramo hasta la cama donde su madre recupera el aliento y lo recibe en brazos.

       Tras el sonido metálico, las tijeras lo conectan al cordón umbilical e interrumpen el llanto. Cianótico y ensangrentado, se siente succionar hacia el origen, Estigia extraña y tibia donde flota con las manos extendidas hasta sentir las flores blancas que cubren la tumba y se repliegan, delicadamente, una a una en sus botones.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s