El de la piedra

Fragmento CLXXIX

El de la piedra

Marti Lelis

Era una piedra de tamaño respetable. Afuera del súper siempre estaba el viejo, ido, con la piedra en una mano y con la otra pidiendo dinero. Como los demás, yo tampoco pude resistirme y le pedí que me dejara tomarme una selfie a su lado, con la piedra bien visible, su risa ingenua y desdentada; mi cara, divertida, para que luciera bien en mi Facebook. Siempre que voy al súper, ahí sigue el viejo, pobre y alegre. Nunca deja su piedra. Ya no me tomo fotos con él, pero la gente no para, es absurdo: cargar todo el tiempo con una piedra; uno diría que la ama.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s