Caricias

Fragmento CXCII

Caricias

Marti Lelis

—¿Me dejas ver tu colección? —dijo la muchacha. Y para él fue retraerse a la infancia, a las muchas canicas, álbumes de estampas de películas, a la caja de zapatos en la que guardaba bichos, arañas, escarabajos secos que al final terminaban hechos polvo. Ella lo miraba con esa mirada que lo devolvía a la colección de cordones, de trompos, de lagartijas y pájaros muertos.

         —¿Por favor? —insistió.

         Ah, y él cómo deseaba, en realidad, que ya no le hablara así, suplicante, tan hermosa y atenta cuando él dijera: “Sí, te enseñaré todas mis colecciones”, y bajaran la escalera metiéndose a la tiniebla tibia y acogedora del sótano donde ya tenía todo preparado, donde quedaría el gesto de sorpresa, el breve y último instante de comprensión, la oscuridad al apagar la luz.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s