Stultifera navis

Fragmento CCXXVI

Stultifera navis

Marti Lelis

Atamos a las naves a los hombres furiosos que probaron el fruto del olvido, les dimos de comer en la boca pescado crudo. Los fuimos repartiendo por las costas de sus patrias, pero al pisar tierra parecían estar en otro mundo. No los íbamos a dejar así. Los que fueron reconocidos por sus esposas e hijos, por sus padres o algún amigo, se quedaron. A los que nadie reclamó, los volvimos a subir a la nave.

       Cuando el mar se queda sin vientos que hinchen las velas, nos reunimos en cubierta. Miramos el mar de arriba colmado de estrellas, entonamos viejos romances y nos contamos historias. Las leves olas se pueblan de criaturas luminosas y sentimos que con eso, bien podemos comenzar a recuperar las memorias de las almas rotas.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s