Boceto de mujer con flores

Fragmento C

Boceto de mujer con flores

Marti Lelis

Ella miraba la descomposición de las cosas. Cuando estaba ante un ramo, individualizaba, no miraba las flores, sino el marchitarse de alguna. Miraba el ocaso y luego la noche, regocijada con el frío; no miraba el amanecer, ni eso la llenaba de esperanza. Le gustaba la transformación de una sonrisa a gesto mustio; ver el paso de la carcajada a labios fruncidos. De la mirada alegre a la anegada en llanto; de la ternura al odio.

Después, se detenía en el nuevo estadio que habían adquirido las cosas o las personas. Reflexionaba sobre las dualidades, la polaridad vida-muerte, positivo-negativo; y se concentraba en lo negativo, en lo muerto, en el encono; no en lo bueno sino en lo malo, para quitarle la maldad.

Le atraían las flores cortadas, el agua podrida del florero. Observaba todos los detalles: los pétalos resecos, el agua turbia, los tallos renegridos. De las cosas, miraba los finales. Lo hacía sin emoción, parpadeando lento, memorizando los detalles como si fueran a ser útiles en algún otro momento, más allá del fin; lo hacía inmóvil, como observándose a sí misma en lo contemplado, como una empirista recalcitrante anclada en la ortodoxia.

Tenía treinta años, una belleza perturbadora, y prefería los gatos.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s