Pez de los abismos

Nosotros pertenecemos siempre al principio
José Pérez Márquez

De ahí la sed que no se apaga, ese mover las manos en la noche de los tiempos, más allá de las falanges, ojos como uñas al final de los dedos ocupados en esa danza, en ese fuego al final de la galaxia: cúpula de la caverna altísima, espiral del caracol, aguzada cresta de los cactos o lengua de las mariposas:

La mano
pez de los abismos
toca ciega el origen
pero el sediento sabe
que no se puede beber
impune del océano


Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s