Mujeres que corren

Fragmento CXXXII

Mujeres que corren

Marti Lelis

Comienza con un sobresalto, fenómeno vital de la naturaleza, uno quisiera merecer que siempre fuera hacia los propios brazos, con la sonrisa o la risa plena de la dicha anticipada.

    Hay, sin embargo, el correr de la que parte, y el de la huida. Estos desamparados correres no los quisiéramos nunca, pero pasan: el decepcionado, el dolorido, el desengañado; peor aún, el injusto, el aterrado, el perseguido, el amenazado, el mortal.

    Uno quiere siempre a las mujeres que corren por los motivos correctos, las adorables, las que nos hinchan de anhelo, de esperanza, de admiración y de ejemplo, de orgullo y deseo. Verlas correr a ellas, es lo mucho que nos falta para estar, al fin, en el fiel de la balanza.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s