Dados

Fragmento CCLXVII

Dados

Marti Lelis

Ni de Einstein, ni de Mallarmé. Venían en las serpientes y escaleras, en el turista y la oca. No recuerdo en cuáles juegos más. Había que cuidarlos. Una tragedia perderlos. Si eran de colores, terminaban en la boca; no eran dulces, no sabían a nada, a mugre quizás.

También son granos de sal.

Busco la simplicidad.

Tengo un par sobre mi escritorio, medio siglo después.

Tuve muchos y los perdí.

De niño me fueron dados.

Ahora, también.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s