Un obituario propio / Marti Lelis

Un obituario propio

Marti Lelis, el 4 de febrero de 1968 en la ciudad de Tlaxcala (México), murió de haber nacido.

Padre de ocupación militar y madre educadora, desde niño fui un observador minucioso y atento escucha de cuentos de hadas que, sorprendido al ver lo que podían contener esos objetos llamados libros, y frustrado por no poder leer por mí mismo los símbolos extraños en el papel, emprendí a mis cuatro años, ayudado por mi madre, la instrucción inicial en el arte de la lectura en compañía de un Pequeño Larousse Ilustrado, labor premiada con cinco tomos de Obras de Julio Verne que mi padre me regaló, sembrando así, el buen hombre, sin saberlo, la semilla agridulce de la literatura, la cual habría de ser mi vicio, mi pasión y mi desgracia.

Con mis padres fallecidos, apenas entrado en la juventud, me fue fácil lanzarme a la aventura de estudiar Ingeniería en la UNAM, por eso volví a la ciudad de mi fortuito nacimiento y ahí fue donde conocí a mi maestro Alejandro Cadaval, una suerte de Quijote ingenieril, que nos dio a sus alumnos una lista de grandes libros por leer. Descubrí las potencias de la literatura y dije “soy de aquí”. Decidido a escribir mis propios textos, desempolvé mi Pequeño Larousse y leí como desesperado de luna a luna y de sol a sol, y escribí y escribí y ya no pude parar.

Como pude, terminé mi formación en la más poética de las Ingenierías y volví a Tlaxcala donde, preso de mi inveterada tendencia a la exageración, me matriculé en la Universidad local a la Licenciatura en Literatura Hispanoamericana para intentar poner orden en el caos de mis lecturas y perfeccionar el torrente de palabras con el que había llenado cuadernos y cuadernos de poemas, cuentos y novelas y cuanta cosa venía a mi cabeza sin concierto; en tanto, tuve hijos y me divorcié de la pobre mujer que no entendía los motivos de mi obsesión por leer y leer y escribir y escribir encerrado en mi estudio, rodeado por las paredes donde ya no cabían los muchos libros que comencé a coleccionar.

Mi Pequeño Larousse y yo terminamos de estudiar Literatura y entonces me enamoré de la mujer adecuada para mí, amante de la literatura, solidaria y comprensiva y que escribía también. Yo había ganado un par de concursos literarios en mi ciudad, pero siempre los consideré accidentes y no me asumía “escritor” ni había emprendido “carrera literaria”, ni tenía peñas literarias a las cuales complacer, pues lo mío era la literatura y no la socialité literaria donde la gente se hacía pedazos para honrar a la deidad de la competitividad.

En cambio, ya en la era digital, me dediqué a compartir en las redes mis escritos; abrí una página web para subir mis textos y comencé a tomar los talleres literarios que jamás pisé en mi juventud. Y heme aquí, sumamente muerto, leyendo y escribiendo para poder ser recordado como me gustaría que lo hicieran: un escritor enamorado de la buena literatura, coleccionista de palabras y de libros, leído por pocos, pero bien; esposo  fiel, gran padre, fotógrafo aficionado, amante de los gatos y de todos los animales; como narrador un gran poeta, autor empedernido de un solo libro que, aún muerto, nunca termina de escribir.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

6 comentarios sobre “Un obituario propio / Marti Lelis

  1. Comparto el sentimiento, aunque con menos créditos que los tuyos. Creo que la red, en especial la de blogueros, será mi hogar por muchos años. No hay espacio para que todos podamos destacar, así que me conformo con la docena de buenos colegas que se pasan por el mío. Lo bueno es que al menos encontré un espacio y es gratificante compartir.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s