Elogio y apunte sobre la mano / Marti Lelis

Fragmento XIII

Elogio y apunte sobre la mano

Marti Lelis

En ausencia del cuerpo, amputada, la mano se va a los extremos: deviene horror o cosa bella. Horror, si de carne y hueso; belleza, si de bronce o piedra, y bien estilizada. Materia de contemplación o estudio. Indicio para el criminalista. Instrumento de magia. Si es la de Dios: o todo su amor o toda su furia. Con sus cómplices, los dedos, la mano siempre está bajo sospecha: lo mismo que acaricia, mata.

       Como palabra, habita en la “M” del diccionario común, y es todo un acontecimiento en el de símbolos. Protagonista de cuentos de Maupassant, de Nerval, de Schwob, del tumbado Onetti de sus últimos tiempos, y de un Cortázar profundo y niño.

       Orgánica o inorgánica; ficticia o verdadera; móvil o inmóvil, la mano es estoica y epicúrea, todo un ejemplo de abnegación cotidiana.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s