Teoría del caos 4 / Marti Lelis

4

Su muerte fue el misterio alrededor del cual ahora giran las palabras. Cualquier relato de lo que ha sido el mundo, podría comenzarse en el punto en que su cuerpo dejó de estar vivo. Él hubiera querido que fuera alrededor del instante en que una oruga rompe la cáscara de la crisálida y emerge vulnerable pero casi lista para el vuelo, esos momentos donde la sangre circula por sus alas arrugadas, un desplegarse los pétalos de la flor de los insectos. Él podía imaginar (con esa imaginación de microscopio que a todos sorprendía), la imbricación de las diminutas escamas que conforman el tejido de las alas de una mariposa; y podía ir más allá, más cerca, al punto de vista donde la identidad se pierde y todos somos todo, una estrella, el mar, una roca, un cerebro en un cuerpo, el beso, la ansiedad, el impulso ciego, un óvulo, el esperma, la muerte niña anidada en el vientre de la madre perpetua, el polvo, un grano de arena.

***

Marti Lelis / Teoría del caos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s