Apunte sobre las moscas / Marti Lelis

Apunte sobre las moscas

La civilidad de la mosquita de la fruta queda en evidencia al constatar la nobleza de sus alimentos. Plátanos y manzanas son los planetas de sus delicias, un mundo para sus larvas, simpáticos gusanillos que preludian la gracia de sus ojos encarnados y la transparencia del abdomen diminuto; arrastrarse por la fragante piel de nuestros frutos olvidados, es la antesala a la gracia de su vuelo en la cocina.

     Pero las otras, más grandes y tenebrosas, ubicuos heraldos de la suciedad y de la muerte, buscan materias nutricias más aparatosas para el horror blanquecino de sus larvas. Viéndolas pulular sobre un cadáver, nos dan escalofríos por el futuro de nuestro cuerpo. Mientras nos llega el turno del ingrato pasaje, el matamoscas nos ayuda a repartir nuestra venganza anticipada. No sea que el crematorio falte y acabemos en las fauces de estos minúsculos demonios puntuales de la carne.

* * *

Marti Lelis / De Microensayística

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s