Teoría del caos 9 / Marti Lelis

9

Lo de su muerte está en la periferia y, a la vez, en el centro del discurso; al principio y al final, en medio, en cada punto de la sucesión que no es otra que la de las letras, las palabras, la oración, los párrafos. Algo así llegó a intuir él respecto de su vida y su escritura. Desde niño aprendió en casa, y en la escuela, que había distintos tipos de textos. Le gustaban los musicales, las adivinanzas y las historias, sobre todo las historias. Por eso, cuando le enseñaron a escribir, en lo primero que pensó fue en escribir sus propios relatos. No se conserva ninguno de sus escritos infantiles, lo dijo en una entrevista, pero de ahí surgió su veta de escritor para niños y porque tuvo hijos. Eso pasó después, en su madurez. Antes, cuando adolescente, se cansó de entrenarse en lo muy breve y comenzó a escribir cuentos más largos, capítulos, novelas. Los que se dedicaron a rescatar la escritura de sus libretas y de su computadora, descubrieron más de cien diferentes bocetos en proceso, incluso en su teléfono celular. Al parecer los trabajaba simultáneamente, de acuerdo con el humor del día. Amor, muerte, guerra, ciencia ficción, terror, policial, fantástico o realista, fueron sus intereses temáticos y genéricos. Un día, declaró que lo que él quería ser era cuentista. Fue cuando le quedaban tres años de vida; formuló su proyecto y escribió cuentos y más cuentos a la sombra de su muerte que le tenía contados los días.

***

Marti Lelis / Teoría del caos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s