Teoría del caos 12 / Marti Lelis

12

En uno de sus cuadernos se puede leer este párrafo:

«La nave quieta sobre el espejo oscuro, él mira en la mar los destellos que no son otra cosa que calamares luminosos en horas del ocaso, ritual de apareamiento que los expulsa de las profundidades para depositar sus ovisacos en aguas menos hostiles. El capitán asiste al espectáculo desde el castillo de popa, el rostro endurecido por su niñez aldeana entre montañas, lejos del océano que ahora se le figura la pradera donde solía cuidar corderos, efervescencia del abismo, lluvia al revés de moluscos trenzados en el ritual de la supervivencia. De pronto, desde la cofa baja el grito del vigía: ¡Kraken! Ya los puños aprietan sus arpones, mandíbulas y ojos afilados hacia estribor, donde blanquea la espuma, y asoma serpeando un tentáculo gigante».

     Esta escritura, la Madame de los Espejos la explicaba en los siguientes términos:

«En la prosa, él navegaba sobre detalles nimios alrededor de cualquier niñería. Con dificultad lograba el equilibrio entre la expansión lírica, las descripciones físicas y un realismo social y psicológico que estuvieran al servicio de contar la historia, siempre una historia, mínima rendición de pleitesía a la diosa verosimilitud que nada perdona. Eso a ratos, sólo por estar en la jugada de la industria. Para sí mismo guardaba lo inverosímil, lo excesivamente inverosímil, ya pasado de moda, con lo que tejía otros textos narrativos, ilegibles y, por lo tanto, impublicables; arabescos para una estampa».

* * *

Marti Lelis / Teoría del caos

Un comentario sobre “Teoría del caos 12 / Marti Lelis

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s