Memorias del medio siglo

Preámbulo

 

Esto que escribo son mis memorias. Porque un hombre debe escribir la historia de su vida al llegar a los cuarenta años, sobre todo si le sucedieron cosas interesantes. Lo leí no sé dónde.
Eladio Linacero en El pozo, de Juan Carlos Onetti

De manera que llevamos diez años de retraso con las Memorias. Claro que ya no estamos en 1939 para suscribir el dicho de Linacero. Tal vez ahora la edad clave no es cuarenta, sino el medio siglo.

La luz para alumbrar el pasado es, desde luego, la de la vocación Literaria. Sin ella, quizás no estaría terminando esta línea.

La sospecha es que llevo años escribiendo memorias sin percatarme de ello. Memorias del presente, del pasado y del futuro. Memorias de escritor para quien la vida está hecha de palabras y no hay diferencia entre literatura y vida. Reescritura, entonces, es la divisa. Memorias de lo inmediato y de lo que no ha sido. Memorias futuras. Falsas memorias y memorias perdidas. Memorias alegres; memorias tristes y ¡tristes memorias! El asunto es jugar durante el retorno al niño.

Tiempo de nacer y tiempo de morir: haga usted literatura con lo de en medio.

***

Marti Lelis / Memorias del medio siglo. 2018, Segundo Año de la Revolución

Febrero 4, 2018.