Las manos de mi madre / Marti Lelis

Fragmento CVIII

Las manos de mi madre

A veces mi madre era nada más que las manos bordando flores sobre manta. Mis manos niñas querían repetir el gesto de hacer imágenes con hilos de colores. Era tan difícil y tan sencillo tramar de verde, de rojo y marrón un ramo… pero entonces nos volvíamos enteramente la mano que teje, una mano viva secretando colores. Había dos pares de manos frente a la ventana salpicada de lluvia, haciendo con hilos lo que no pueden las palabras, zurcir un desgarrón, levantar un dobladillo, pincharse un dedo y hacer del dolor alegría que convoca al dedal a cumplir su función de armadura para mejor continuar la ceremonia de los hilos. Ahora amo en mis manos las de mi madre, pegar un botón me la devuelve. ¿Sabía bien lo que estaba tramando? Ella no, tal vez sus manos.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s