Si mil Ares similares…

Si mil Ares similares…

Marti Lelis

El vagabundo llegó al festejo. Era la reunión de ex alumnos de la licenciatura en letras. “¿Y quién es éste?”, murmuraban, se miraban, vestidos de traje y corbata. Nadie lo detuvo cuando se dirigió al podio: estaba presente el director de la Facultad y algunos miembros de la Academia Nacional. Tras el asombro, callaron. La figura barbada, bárbara, del alumno expulsado, activó el altavoz y en baja voz comenzó:

—Ustedes, que se burlaron de mis cielos tan azules, de mis rosas tan rojas, reciban serenos mi tormenta de vocablos.

Entonces, como primera estrofa, una cadencia fría azotó las mesas con amargos vientos. Una vez agotada la hiel, irrumpieron a galope las onomatopeyas, causando una estridencia de trompetas vesperales y un tremor de estrellas binarias. Más de dos letrados terminaron despeinados. Aún así, decidieron dejarlo continuar para que después se largara. Y continuó:

—Ahora, madre Pandora, abre la caja calamitosa y arráncale a los impíos las palabras y las ropas, párteles el corazón; retumba tus rayos, Zeus, exprímeles lágrimas miles, como si mil Ares similares furias desataren, desmembraran cuerpos, saltaran ojos de las cuencas y de los dedos uñas. Arrójalos, madre Pandora, a la justicia ecológica de las moscas.

Terminó el discurso. En silencio salió a la calle. Una vez afuera, tuvo que correr: a lo lejos se escuchaban los primeros cantos de las sirenas.

***

Texto incluido en A propósito de San Juan y otras miniaturas (2016)A propósito de San Juan y otras miniaturas (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s