Historias de una Minificción – 7 / Retruécano

Fragmento CCXXXVIII

Historias de una Minificción – 7

Retruécano

Marti Lelis

Al jardín de la Minificción pequeñita, llegó un puñado alegre de textos chiquitos. Para organizar el juego, les puso nombres. Tú te llamarás Aforismo; tú, Epigrama; el risueño, Chiste; el serio, Sentencia. El último, que no se estaba quieto, le causaba una risa inexplicable a la Minificción pequeñita. Y tú te llamarás (y le daba más risa), Retruécano. Y dale a reír. No podía evitar imaginarse un pelícano retorcido.

       Para que no te sientas mal, Retruécano, debes de saber que, si la gente no conoce tu nombre,  no estás obligado a provocar carcajadas. Retruécano se sorbió los mocos mientras la Minificción pequeñita lo reconfortaba acariciándole los cabellos despeinados. Y con la otra mano contenía la risa.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s