El hombre Penélope

Fragmento CCLXXXI

El hombre Penélope

Marti Lelis

Teje al alba la madeja de su prosa en tanto espera a la mujer de la figura que delinea con sus manos: lecciones al pupilo de cómo bordar en el vacío mariposas blancas en manzanas rojas, de la forma de escuchar el aleteo y sentir la nada de un perfume delicado, el sonido de una telaraña en la esquina, que responde al leve soplo de su canto solitario.

A la noche cesa el canto, cae una mosca en la telaraña y recibe los colmillos de la diosa; el perfume se diluye, vuelan mariposas y, marchitas las manzanas, sueltan su almíbar, dejan huellas húmedas en las vetas de la tabla. Los hilos de palabras se desprenden de la trama, la figura de mujer regresa a los dedos de la mano del hombre Penélope que ovilla, que desteje la madeja de su prosa para mejor soñar el tejido de mañana.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Photo by Maisa Borges on Pexels.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s