Acerca de Cortocircuito, antología de brevedades, y unas improvisadas Instrucciones para leerla

#Escritos de las cinco de la mañana n° 135

Acerca de Cortocircuito, antología de brevedades, y unas improvisadas instrucciones para leerla.

De la mano del sismo de ayer llegó a mis manos la antología Cortocircuito. Fusiones en la Minificción (México: BUAP, 2017), preparada y prologada por Fernando Sánchez Clelo (a quien reitero mi agradecimiento por seleccionar uno de mis textos para el libro y por el envío).

Se trata de una muestra de textos breves de 127 autores de países como Argentina, Colombia, Chile, España, México, Nicaragua y Venezuela.

¿El criterio para reunirlos? Que se tratara de textos preferiblemente menores a 250 palabras y que no tuvieran una estructura literaria tradicional: ni cuento, ni poema, ni teatro. ¿Qué tipo de textos encontramos entonces? Toda una muestra lúdica de lo que se puede hacer con las definiciones de diccionario, fórmulas matemáticas, artículo enciclopédico, recetas de cocina, ensayo, epitafio, entrevista, aviso de ocasión, obituario, convocatoria y más formas en las que cabe la sátira, la ironía, el humor negro. Guiños al lector para hacerlo releer, sonreír, horrorizarse, soltar la carcajada. El efecto lo logran los textos gracias a lo inusitado del contraste entre la forma adoptada y el contenido.

En el “Prólogo”, Fernando Sánchez Clelo nos proporciona una explicación teórica de su labor como antólogo. Nos enteraremos ahí, de manera sucinta y amena, de la taxonomía literaria de las brevedades reunidas en las 183 páginas del libro.

Una Antología que, sin duda, hubiese disfrutado Guillermo Samperio a quien está dedicada In memoriam. Porque ¿cómo no disfrutar de una pócima para pasar con 10 un examen; una noticia insólita, un salmo, diversas instrucciones, las pequeñas guías o hasta un telegrama?

De manera que pasemos a las

Instrucciones para leer Cortocircuito (#128)

por Marti Lelis

20180217_051911

 

PRIMERO: no se haga de las vacas flacas y adquiera el ejemplar en librerías.

SEGUNDO: desempaque el libro (¡cuidado con el plástico que lo envuelve!, a veces cuesta trabajo desvestir de su traje transparente a estos amigos porta-palabras).

TERCERO: abra el libro por cualquier página y lea (claro que se puede hacer eso, es una de las virtudes de las antologías de brevedades).

CUARTO: ¿Qué hizo usted con el celofán de la envoltura? ¡Tenga conciencia ecológica!, levántela del piso en cuanto termine de leer su primer texto (piense que no todos los plásticos son reciclables y no se sabe qué tortuga marina o criatura acabará tragando el celofán de su flamante libro).

QUINTO: ¿Ya vio qué bonita Antología? Siga leyendo y descubra quien es el autor #128 de Cortocircuito ¿?

***

Un comentario sobre “Acerca de Cortocircuito, antología de brevedades, y unas improvisadas Instrucciones para leerla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s