Estiaje

En la entrada de su carapacho, secretan un opérculo de baba.

Se repliegan minotauros en su laberinto.

No han de soñar sólo pétalos de flores blancas.

Ensueño de agua inmóvil, río perplejo, el puro músculo que aguarda.

***

Marti Lelis / Libro de los fragmentos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s